/ Actualidad /

¿Son innovadoras las bibliotecas españolas?

¿Son innovadoras las bibliotecas españolas?
Laboratorio Jiwasa, reinventar y tejer comunidad

La innovación puede definirse como el proceso de generar e implementar nuevas ideas y cambios, así como la aplicación de métodos, recursos y tecnología existentes de maneras nuevas y diferentes. (Crainer y Dearlove 2014).

De esta definición se deducen dos formas de innovar: 

Por un lado, “generar e implementar nuevas ideas y cambios”. En este sentido, las bibliotecas llevan innovando muchos años, incorporando los nuevos avances y demostrando su capacidad de adaptación: desde los años 70 del siglo pasado, incorporan tecnologías nuevas (formato MARC), adaptan su forma de dar el servicio a las demandas del usuario (por ejemplo, a principios de los 90 las bibliotecas comienzan a ofrecer ordenadores para consultar Internet), ofrecen la información en todos los soportes que van apareciendo (cintas magnéticas, CDs y DVDs, libro electrónico), incorporan herramientas de la  web 2.0 (crean sus espacios virtuales, distintos perfiles en cada una de las redes sociales que van surgiendo…) adaptan sus servicios a los entornos digitales, como en el caso de los clubs de lectura online. La innovación no se da sólo con la incorporación de la tecnología;  pensar los flujos de otra manera, dar mayor presencia a las personas, adaptar los servicios a otras maneras correspondiéndose con la evolución de la sociedad demanda etc., de manera que la experiencia en la biblioteca vaya siendo cada vez más enriquecedora. Por ejemplo, somos muchas las que nos podemos acordar de cómo debíamos pedir los libros en el mostrador, antes de que existiera el libre acceso a los documentos en las estanterías. 

La segunda forma de innovar es aplicar “métodos, recursos y tecnología existentes de maneras nuevas y diferentes”. Este caso no se da tanto en bibliotecas. Y es en este apartado donde el proyecto Laboratorios Bibliotecarios puede aportar más al ecosistema de las bibliotecas.

Laboratorios Bibliotecarios nació en 2017 en colaboración con Medialab Prado, una institución pública de ámbito municipal de Madrid. Medialab había diseñado una metodología que facilita la puesta en marcha de procesos de participación ciudadana, perfeccionada a lo largo de los años gracias a su aplicación en ámbitos muy distintos: mundo rural, el servicio de taxi de Madrid, periodismo, etc.

Lo primero que hicimos con Medialab fue organizar una serie de encuentros (jornadas de trabajo) con los que quisimos comprobar el interés por parte de la comunidad bibliotecaria por innovar. Y también explorar el interés por parte de otros ámbitos de aportar su experiencia para apoyar esta innovación. La respuesta fue muy positiva, así que nos pusimos a pensar en la mejor manera de fomentar la participación ciudadana en bibliotecas; y pensamos que la metodología de Medialab Prado podría ser una herramienta muy útil. 

Desde 2019 estamos trabajando en su adaptación en bibliotecas: reflexionando acerca de por qué las bibliotecas son la institución ideal para poner en marcha un laboratorio ciudadano, qué beneficios tiene para las bibliotecas y para la sociedad en general, cómo se inscriben estas prácticas dentro de los objetivos de las bibliotecas.

Esta metodología es la que se explica en detalle en el curso. Año tras año, vamos viendo cómo bibliotecas de distintas tipologías la usan, adaptándola a su contexto y allanando el camino para otras que se irán sumando a nuevas ediciones del curso que ofrecemos en este proyecto.

¿Has trabajado la innovación en tú biblioteca? Cuéntanos tu experiencia

COMPARTE:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

¿qué quieres encontrar hoy?

Ir al contenido