/ Actualidad /

Reflexiones de la mentoría del laboratorio Aprender en la biblioteca… 

Reflexiones de la mentoría del laboratorio Aprender en la biblioteca… 

Entre el 15 y el 18 de noviembre de 2022 celebramos en Medialab Tabakalera (San Sebastián) el laboratorio Aprender en la biblioteca… haciendo, investigando, leyendo, jugando y con las TIC. Es la segunda edición de esta experiencia, dirigida al desarrollo de proyectos que ayuden a transformar la biblioteca en un lugar de aprendizaje colaborativo y creación conjunta; en este caso en torno a la idea de la biblioteca como agente del ecosistema educativo. Se escogieron 5 proyectos y 40 personas colaboradoras, que trabajaron en los prototipos acompañados por un grupo de 8 mentores. 

El equipo de mentores extrajo de esta experiencia un decálogo de aprendizajes que nos parece que describe muy bien en qué consiste un laboratorio y que queremos compartir con vosotros. Este decálogo se leyó en el cierre y antes de la presentación de los proyectos desarrollados en el laboratorio.

   1. DE LA COnfusión A LA COhesión

En el mundo de los Labs acostumbramos a hablar de los “co”s: ¿qué os viene en mente?, ¿qué se os ocurre?

COlaboración, COmunidad,  COcreación,  COdiseño, COnocimiento

Nosotros los que hemos escuchado en este proceso han sido Confusión, Confianza, Conflicto y Cohesión.

   2. INCERTIDUMBRE-SOLUCIÓN EN COLECTIVO

Este laboratorio ha tenido la particularidad de que, para la mayor parte de vosotras, ha sido vuestra primera experiencia como participantes en un Laboratorio Bibliotecario. 

Muchas de vosotras estáis acostumbradas a trabajar en contextos donde hay planes, programas, catálogos, bases de datos, donde todo está muy estructurado y planificado, y donde cada cosa y cada persona tienen una función. 

En este laboratorio os hemos invitado a salir de esos marcos de pensamiento y quizás algunas os hayáis sentido cómo si os empujáramos a un espacio-limbo de incertidumbre. 

En vuestras conversaciones habéis compartido ideas, pensamientos, experiencias… habéis “filosofado”, también han surgido tensiones, dificultades y habéis expresado deseos, limitaciones y bloqueos.

Y es ahí, en ese espacio de intercambio, en “lo colectivo”, donde cada grupo, a su ritmo, ha ido encontrando respuestas compartidas que le han dado la vuelta a la incertidumbre.

     3. DEJARSE AFECTAR – TRANSFORMAR LA IDEA INICIAL EN ALGO CON MÁS POTENCIA

Los promotores y “las huérfanas”* pusisteis unas propuestas sobre la mesa que habéis abierto a otras personas y, generosamente.

Os habéis dejado afectar por sus puntos de vista, opiniones y, hasta en algunos casos, el grupo le ha dado la vuelta completamente a la idea, incluso llevándola a otros territorios. 

Y toda esa transformación colectiva ha resultado en proyectos, prototipos con mucha más potencia. 

* por cuestiones sobrevenidas, uno de los promotores lamentó no poder asistir finalmente al taller de prototipado y el equipo que prototipó su propuesta se autodenominó “las huérfanas”.

     4. LO FÍSICO- PENSAR CON LAS MANOS

Otra forma de salir del mundo de las ideas, de lo abstracto, cuando se lía, se hace demasiado denso, con demasiadas posibilidades es parar un momento.  Y entonces, empezar a pensar con las manos. 

La magia del Medialab de Tabakalera ha sido poder ir a la caza de materiales reciclados, improvisar maquetas y encontrar aliados con quién dar formas tentativas a esas ideas. 

Y entonces, dejarnos sorprender por lo que esas maquetas, esos dispositivos, esos tableros, juegos nos revelan desde lo físico, lo material: los prototipos.

    5. DISTINTOS PERFILES – MULTIDISCIPLINAR

Este laboratorio ha sido tan heterogéneo como lo son los contextos que transitamos cotidianamente. 

La diversidad de perfiles profesionales, orígenes y experiencias vitales de cada una de las personas que habéis formado parte de los grupos ha enriquecido todo el proceso. 

También el equipo de mentoría ha sido diverso y, al acercarnos a las mesas, os hemos compartido nuestra diversas visiones, métodos, principios operativos y puntos de vista éticos.

   6. UNA MENTORÍA DE ESCUCHA, PREGUNTAS, APORTACIONES DE HERRAMIENTAS, RECURSOS, DESATAR NUDOS…

La mentoría se basa en escuchar, en haceros preguntas que os hacen repensar y ampliar visión en los puntos ciegos. La mentoría es estar ahí, involucradas en el proceso, pero es “un estar” desde una cierta distancia para conectar, activar y desatascar. 

También es aportar herramientas, tácticas, métodos, recursos, que el grupo se apropia o rechaza. Con ese nuevo conocimiento aplicable, se ensayan nuevas maneras de hacer. Cada una “aprende haciendo” competencias de diseño, de innovación.  

Sumadas a las propias, y a medida que el prototipo avanza, con esas nuevas fortalezas podemos superar obstáculos juntas.

   7. EL PROCESO: DE LA PARTITURA A LA IMPROVISACIÓN

En un laboratorio no se sigue un proceso como si estuviéramos interpretando una partitura.   

Sí, hay una estructura, unos tiempos, unas personas, unos recursos materiales.  Unas reglas mínimas pero potentes que, como los músicos, nos permiten tocar juntas, improvisando. 

A veces, hacemos un poco de ruido, pero sobre todo surge la magia, la armonía, escuchando y creando complicidades.

   8. ATERRIZAR LO COMPLEJO EN UN MÍNIMO VIABLE

Las ideas que hemos traído a este laboratorio tienen voluntad transformadora, queremos que provoquen cambios en las comunidades en las que las llevaremos a cabo. Son ideas situadas, tienen sentido para nosotras en contextos concretos, en comunidades diversas y complejas. 

El primer día de este laboratorio, el martes por la tarde, cuando las promotoras nos contaron la idea de proyecto, nos trasladaron también todas esas complejidades.

En un laboratorio bibliotecario dialogamos con la complejidad, pero no nos instalamos en ella. Los prototipos que hemos diseñado abordan aspectos concretos de toda esa complejidad con la que convivimos: no tienen una voluntad globalizadora y ese proceso de bajar desde “lo complejo” hasta “lo posible” ha sido duro para los cinco grupos, ha costado.

Lo perfecto es enemigo de lo posible. Por eso lo importante era construir un primer prototipo que no fuera un “Frankenstein”, una suma inconexa de ideas individuales, sino una síntesis incompleta fruto del trabajo colectivo, un mínimo viable creado conjuntamente.

   9. LOS PROTOTIPOS: RE-APROPIABLES, PARTICIPADOS Y EN COLABORACIÓN CON DIVERSOS AGENTES

Esto es justamente abrir un prototipo, publicarlo, compartirlo y al mismo tiempo llevarlo a vuestra biblioteca para entonces aterrizarlo, adaptarlo y apropiarlo, para hacerlo realidad con las posibilidades y ritmos, desde lo concreto.

Los prototipos que os lleváis son una semilla que lleva en sí unos principios de diseño muy potentes que pueden germinar y tomar mucha potencia en el tiempo: activar la participación, el codiseño, la cocreación.

Entender la colaboración como la base, y el principio para generar conocimiento nuevo, situado, juntas y así cultivar nuevas comunidades, grupos de trabajo y colaboratorios y convertir la biblioteca en una institución transformadora e innovadora.

   10. TXAPELA BURUAN ETA IBILI MUNDUAN

Hemos transitado estos días por el mundo de los refranes y no se nos ha ocurrido otra forma mejor para cerrar estas pequeñas conclusiones del grupo de mentoría que empleando un refrán: “Txapela buruan eta ibili munduan!” [“¡Ponte una txapela en la cabeza y recorre el mundo!”]. Así que… ¡pongámonos nuestros prototipos en la cabeza y vayamos con ellos a transformar comunidades desde nuestras bibliotecas!

COMPARTE:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

¿qué quieres encontrar hoy?

Ir al contenido