/ Bitácoras /

Creando red y proponiendo acciones institucionales para abordar la menstruación en la Universidad

Creando red y proponiendo acciones institucionales para abordar la menstruación en la Universidad

Por el simple hecho de menstruar, las mujeres somos penalizadas y sufrimos penalidades innecesarias. Desde pequeñas, nos enseñan a  esconder la menstruación,  a medicalizarla, a  asumir todos sus costes económicos y a sobrellevar sus hándicaps sociales, educativos y profesionales. También aprendemos a usar productos menstruales peligrosos para nuestra salud y para el planeta.

En ningún nivel educativo la menstruación es abordada como una condición que requiera visibilidad ni iniciativas educativas e institucionales específicas. Este olvido tiene un precio que puede contabilizarse en términos de ausencias escolares, por ejemplo, pero faltan estudios sobre su repercusión en otras facetas de las vidas de las mujeres y de otras personas que menstrúan, por ejemplo, el trabajo, y resulta llamativa la “no investigación de la menstruación”.

Hay no obstante iniciativas en marcha, por ejemplo, el estudio de Enriqueta Barranco y Olga Ocón en la Universidad de Granada. Hay académicas inspiradoras como Chris Bobel en la Universidad de Massachusetts. Es posible encontrar, Trabajos de Fin de Grado y Trabajos de Fin de Máster recientes dedicados a la menstruación. Y en el ámbito de las políticas institucionales cada vez mas Universidades en el mundo están implementando medidas institucionales de apoyo a la menstruación, como por ejemplo, aquí mismo la Universidad de Vigo.

No es fácil   hacerlo, porque en la menstruación convergen cuestiones de salud, de dignidad, de injusticia económica y de medio ambiente, y porque las Universidades no se conciben como ámbitos de cuidado sino de rendimiento.

Nuestro proyecto está intentado crear un espacio de encuentro  para facilitar sinergias y diseñar posibles abordajes institucionales que tengan en cuenta la complejidad de la menstruación incluyendo diversas áreas, servicios y colectivos. El principal objetivo es situar la menstruación como una cuestión digna de ser considerada como parte de la gestión en la Universidad y desde una perspectiva integral de igualdad de género, de justicia social, de salud, de medio ambiente, etc. Es un objetivo de proceso que necesita de acciones de diagnóstico, visibilización y trabajo interdisciplinar e intersectorial. También implica estudiar iniciativas específicas de Universidades en todo el mundo y estudiar colaboraciones con agentes dedicados a la  provisión de productos menstruales.

Si se reconoce la relación entre menstruación y derechos humanos como declara la ONU, ya que específicamente afecta al derecho a la dignidad humana, a tener un nivel adecuado de salud y bienestar, a la educación, al trabajo, a la no discriminación y a la igualdad de género, es obligado que haya respuestas institucionales que garanticen la realización y el disfrute de los mismos. Es un requerimiento que nuestras estudiantes están haciendo suyo con iniciativas propias como la que se describe en la imagen que acompaña este texto y que surgió de un taller vinculado al proyecto Imágenes que manchan de Rompendo Regras LAB. ¡Es tiempo de unirnos a ellas!

 

COMPARTE:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

¿qué quieres encontrar hoy?

Ir al contenido